El Calzado: Un factor importante en el proceso educativo

El Calzado: Un factor importante en el proceso educativo

El proceso educativo depende de muchos factores, que no tienen que ver directamente con lo que ocurre dentro de las aulas de clase o con el contenido programático a cumplir. El acceso a los materiales didácticos necesarios para el desarrollo continuo de las actividades, la alimentación, las mochilas, los equipos electrónicos, la Internet, la ropa, el calzado, todos estos son factores que pueden afectar positiva o negativamente el proceso educativo.

¿Por qué? Muy sencillo, porque el contar con ellos, nos permite ser mucho más eficientes a la hora de trabajar el aspecto escolar, pues nos permite enfocar la atención en lo académico, sin distraernos con otras cosas. Aunque pudiera parecer tonto, contar con ropa cómoda, que nos permita sentirnos bien, independiente del clima, es un factor que afecta el cómo nos desenvolvemos dentro del aula de clases, pero que además afecta nuestra concentración y nuestra actitud.

Una persona -de cualquier edad- funciona mejor si en verano cuenta con ropa que le permita sentirse fresco y menos agobiado por las altas temperaturas, por el contrario, si la ropa que utiliza en el verano, le produce aún más calor, su manera de trabajar, su capacidad de concentrarse y su actitud, será mucho más hostil, pues no se siente cómodo. Lo mismo ocurre en el invierno, si estamos a bajas temperaturas, es muy poco probable que podamos rendir a nivel académico -o en cualquier otro nivel- si estamos utilizando ropa ligera de verano.

Este mismo ejemplo, funciona con el calzado. Este es un aspecto al que de alguna manera no se le presta tanta atención y eso es un grave error. Contar con un buen calzado, que se amolde a nuestro pie y que nos permita cumplir con nuestras actividades diarias de forma mucho más cómoda, indiscutiblemente nos hará la vida más simple.

Desde la infancia, se acostumbra al uso de calzado, sin embargo, parece que mientras más grandes nos hacemos, menos atención le prestamos. Elegir el calzado indicado para las jornadas escolares, es tan importante como lo es tener un buen abrigo para el invierno. Para comprender un poco más al respecto, conversamos con el equipo de MariansSport, una tienda online especializada en calzado deportivo, quienes nos explicaron paso a paso el por qué la importancia de utilizar un buen calzado en todo momento, pero sobre todo, durante las jornadas educativas.

¿Por qué elegir un buen calzado?

Los pies resisten todo el peso del cuerpo y están en constante actividad durante el día. Bien sea que estemos de pie, en movimiento o sentados, esta parte del cuerpo realiza un esfuerzo considerable que sólo puede ser contrarrestado con un buen calzado.

Según la  Asociación Española de Medicina y Cirugía de Pie y Tobillo, el 40% de la población sufre de patologías podológicas y que el 85% de los afectados son mujeres, este punto es importante pues privilegiar la moda antes que la comodidad del pie puede ocasionar lumbalgias y enfermedades articulares degenerativas en el tobillo, la rodilla y la cadera a mediano y largo plazo.

¿Cómo elegir un buen calzado?

Elegir un buen calzado no es una aventura imposible, para ello sólo debemos tener claros algunos aspectos a considerar, antes de elegir alguno:

  • La talla no es lo más importante

Es evidente que todos debemos conocer nuestras tallas, sin embargo, esto debe ser solamente una referencia, pues la talla no es absoluta, ni es igual en todo tipo de calzado. Dependiendo de la horma del zapato, que varía según el modelo o la marca, la talla puede ser diferente, por ello, saber la talla no es indispensable, lo que es verdaderamente indispensable es sentir comodidad con el calzado elegido.

Si nuestra referencia de talla general, nos hace sentir incómodos dentro de un calzado, lo ideal es adaptarnos entonces a las diferentes tallas que tiene esa marca en específico. Es decir, si vemos que con la talla que siempre solemos usar nos sentimos incómodos, es tan sencillo como probarnos otras tallas más grandes o más pequeñas, según sea el caso, de forma que podamos elegir el mejor calzado.

Es muy importante recalcar que es el calzado el que debe adaptarse a nuestro pie y no al revés, si en la prueba sentimos incomodidad, no tomemos una decisión apresurada por salir del paso, busquemos el que se adapte a nosotros y que nos proporcione comodidad.

Idealmente el calzado se debe comprar al final de la tarde, esto porque durante el día por el esfuerzo durante la jornada y la retención de líquido normal, los pies están más hinchados. Si tomando en cuenta este detalle compramos un calzado que nos sea cómodo bajo esas características, evidentemente será mucho más cómodo al utilizarlo a primera hora del día, y lo seguirá siendo durante todo el tiempo que los estemos utilizando.

  • Tómate tu tiempo en la prueba de calzado

No todo el mundo disfruta haciendo compras y por eso, las compras suelen ser puntuales y rápidas, sin embargo, comprar un buen calzado requiere de tiempo. En el punto anterior hablamos de que la mejor hora para la compra de ellos, es al final de la tarde y a esto, debemos sumar la importancia de la prueba del calzado.

Probarnos un calzado no es solamente ponérnoslo y ver que nos queda o no, debemos caminar el zapato por lo menos un par de minutos, asegurarnos que las costuras o detalles no nos molesten y tener la certeza de que no van a maltratarnos antes de oficializar la compra.

No debemos forzar nuestros pies a entrar en zapatos pequeños o muy ajustados, esto puede traer consecuencias como los juanetes o callosidades. Por otra parte, debemos asegurarnos de que los zapatos se ajusten perfectamente a nuestro talón y que los dedos del pie no queden justos.

La premisa en cuanto a zapatos se refiere, es la comodidad. Esto aplica a zapatos deportivos, zapatos de vestir, sandalias, tacones o cualquier tipo de calzado, la comodidad debe ser el factor más importante.

  • La calidad del calzado

Comprar calzado de calidad, no significa comprar calzado costoso. Tomar en cuenta los factores de los que hablamos anteriormente, así como el tipo de suela y la confección de los mismos, puede aparecer tanto es zapatos de marcas reconocidas o en zapatos de marcas independientes. Es por ello que lo importante es probarlos y atender a las siguientes recomendaciones:

  1. Busca zapatos de suela flexible y con un grosor aproximado de dos centímetros. Una suela muy gruesa puede generar problemas en la pisada, mientras una muy delgada no permite que haya un soporte adecuado que proteja el pie ni el resto del cuerpo
  2. Las puntas amplias y redondeadas favorecen la comodidad en los dedos del pie, evitando la formación de callosidades.
  3. Contar con plantillas antibacteriana, de cuero o algodón, permitirá que la planta del pie ‘respire’, evitando la sudoración excesiva y la aparición de hongos.
  4. El tacón adecuado para los zapatos de las mujeres debe estar entre cuatro y cinco centímetros. Pasarse de este margen puede generar problemas de salud no sólo en los pies, sino también en la rodilla y estimular la aparición de las venas varices.

Ahora bien, ¿cómo se ve afectado el proceso educativo por un calzado incómodo? En muchos factores, recordemos que las jornadas educativas tienen una larga duración y que dependiendo del nivel en el que se encuentren se realizan más o menos -según sea el caso- actividades físicas.

En la infancia, tener zapatos cómodos, flexibles, ligeros y que permitan el movimiento libre, deben ser prioritarios, esto porque desde la infancia hasta la adolescencia el crecimiento es constante, además, el calzado debe proteger el pie de posibles lesiones, por lo que elegir un calzado que sea cómodo todo el tiempo, pero más durante la jornada escolar es indispensable. Es importante recalcar que la comodidad no debe ser solamente para el tiempo que quien los usa permanezca sentado, sino también para el tiempo que se emplee en juegos y actividades físicas.

Si en la institución educativa existe un código de vestimenta, es importante adaptar el mismo a las necesidades propias de cada persona, por lo que la comodidad siempre debe estar presente, pues de eso dependerá no solamente la salud, sino también es uno de los factores a considerar en el rendimiento académico.

Si por el contrario ya estamos hablando de universitarios, que normalmente tienen una vida más ajetreada y que están en constante movimiento, es indispensable utilizar un calzado que les permita cumplir con toda su jornada sin molestias. Sin embargo, también hay que ser conscientes que mientras más adultos somos, más responsabilidades tenemos, y eso implica códigos de vestimenta que deben ser respetados, por lo cual, lo ideal es siempre elegir calzados que nos permitan encajar en el entorno en el que nos desenvolvemos, sin hacernos daño en el proceso.

Tomar en cuenta esta recomendaciones no significa que el aspecto de la moda deba ser descuidado, significa que elegiremos de una forma más inteligente, más sana y más beneficiosa, tanto para el cumplimiento de nuestras actividades diarias, como para el cuidado de nuestra salud integral.