Las oposiciones no entienden de edades

Las oposiciones no entienden de edades

Nunca es tarde para aprender algo. Y, por la misma regla de 3, nunca es tarde para tratar de enfrentarse a algo que impone tanto respeto como lo puede ser una oposición. No cabe la menor duda de que este es un asunto que afecta a mucha gente y que son muchas las personas que, cada año en el interior de nuestras fronteras, trata de desafiar a algún tipo de oposición para conseguir un puesto de trabajo fijo para el resto de su vida. Es algo que es de una importancia, por tanto, tremenda para mucha gente y que, desde luego, nos obliga a estar bien preparados.

En contra de lo que mucha gente puede llegar a pensar, la edad no es un condicionante demasiado importante en lo que tiene que ver con el hecho de presentarse a una oposición. De hecho, puede llegar a ser un aspecto de lo más positivo. La experiencia es un grado y eso nadie lo duda en los tiempos en los que vivimos. Por eso es conveniente que, si pasas de los 40 años, no te arrugues ante una prueba de este estilo. Tienes las mismas posibilidades que el resto e incluso es posible que hasta tengas alguna más.

No obstante, conviene prepararse bien para este tipo de cuestiones. Es de una importancia elemental tener claro cada uno de los aspectos y temas que forman parte de la teoría y la práctica ante la que nos vamos a someter y muchas veces es complicado comprender todo esto por uno o una misma. Es ahí donde entra una serie de profesionales que, especializados en el campo del que nos presentamos, pueden sernos de una gran utilidad. Profesionales que nos pueden echar un cable a la hora de cumplir con nuestro cometido.

Son muchas las personas mayores de 40 años que deciden presentarse a unas oposiciones en España. De hecho, teniendo en cuenta que muchas personas de esas edades perdieron su puesto de trabajo durante la crisis, ha sido mucho más habitual que nunca encontrarse a gente de esa edad en las pruebas. Los profesionales de Preparador Física y Química nos han comentado que es precisamente este tipo de personas las que suele necesitar sus servicios para encarar las oposiciones en esta materia, una de las más duras que existen en España.

Uno de los objetivos que persiguen estas personas al presentarse a estas oposiciones es la de conseguir un puesto como profesor de secundaria. Hemos querido saber cómo se presenta la cosa en este sentido de cara al año 2020, para lo cual hemos descubierto una página muy interesante que es la de Opositer. Desde luego, hemos descubierto que de cara al año 2020 sí hay una convocatoria de plazas para un puesto como el que hemos descrito y en la materia de la que os hemos hablado. Fantástico.

Existen, evidentemente, más páginas web que nos pueden echar un cable en este sentido. Otra de ellas es oposicionesmadrid.info, otra de las cuales nos puede ser realmente útil de cara a este curso 2019-2020. Y es que hay que empezar a mirar de cara al curso que viene desde ya. Conviene tener claro qué es lo que queremos hacer para empezar a prepararnos. Ya queda menos de un año para las próximas oposiciones y hay que ir pensando tanto en inscribirse a las mismas como en empezar a buscar la ayuda adecuada para hacer frente a este tipo de pruebas. Cuanto más pronto empecemos, más posibilidades de éxito tendremos.

Una cuestión que merece la pena

No cabe la menor duda de que presentarse a una oposición merece la pena. Y mucho. Y lo merece porque lo que hay en juego es mucho y muy valioso. Un puesto de trabajo fijo para el resto de una vida es algo de lo que no todo el mundo puede presumir. La tranquilidad que eso otorga para enfrentarnos a la vida es muy grande y ese es el motivo por el que es evidente que renta mucho invertir una pequeña parte de nuestra vida en presentarnos a unas oposiciones. Cada vez a menos gente le cabe alguna duda al respecto.

Son muchas las personas que se presentan cada año a una de estas pruebas con el objetivo de conseguir ese puesto fijo y demostrarse a sí mismas que son capaces de luchar y conseguir sus propósitos. No importa la edad. Lo decimos de veras. Son muchas las personas que, por miedo al ridículo, no se atreven a entrar en una de estas oposiciones. Pero más ridículo es no hacer nada por tratar de conseguir lo que uno o una se propone.