Detective privado para un hijo

Detective privado para un hijo

Es la eterna pregunta. ¿Es recomendable contratar los servicios de un detective privado para espiar a un hijo? Pues como casi todo en la vida, hay aspectos positivos y aspectos negativos. En mi caso, decidí ponerme en contacto con Castellana Detectives para analizar una conducta de mi hijo que en un futuro podría llegar a ser peligrosa, y resultó un éxito. Una empresa que también está especializada en vigilar las conductas de los trabajadores de una empresa.

En los últimos dos años, los servicios de los detectives privados para vigilar las andanzas de los menores en sus salidas diarias y, especialmente, de fines de semana han aumentado un 40 por ciento. En ocasiones, las familias no tienen ningún motivo de sospecha sobre los momentos de ocio de sus hijos menores pero se quedan más tranquilos cuando el detective hace un seguimiento del menor y presenta un informe detallado de los pasos que ha dado el muchacho o la muchacha. Si, como ocurre en demasiados casos, los padres intuyen que sus hijos pueden tener contactos con las drogas o con el alcohol, el informe del detective lo único que hace es confirmar esa sospecha para que la familia pueda, después, poner las medidas correctoras necesarias. Como fue en mi caso, aunque como es lógico, prefiero no dar más datos.

Así trabajan

Si te preguntas cómo es su forma de trabajar pues te cuento que se vigila al menor desde que sale de casa. Se comprueba que va con sus amigos habituales o no, si tiene amistades , de esas que pueden ser denominadas peligrosas, nuevas o desconocidas para los padres, los lugares -bares, discotecas, un pub-donde se consuman estupefacientes o despachen alcohol a menores. Incluso la conclusión final puede ser tan simple pero tan concluyente de que el chico o la chica son asiduos a los botellones, que ahora están tan de moda.

Pero este mundo es complicado. Por eso tienes que estar asesorada. Hay que tener en cuenta que a partir de cierta edad, si no recuerdo más, creo que antes de los dieciocho años en el caso de la vulneración de la intimidad. Mejor no lo hagas para evitar que tu hijo se entere y pueda también enterarse de sus derechos, costándote un buen disgusto. Si el hijo es menor de edad está plenamente legitimado por sus padres ejercer ese control, si lo consideran necesario, para la detección de algún problema del menor y su corrección a tiempo. Como también sería legal ponerle al hijo menor un espía en el teléfono móvil, y no sería legal en absoluto a una persona mayor. Esa diferencia de ser hijo menor o mayor es fundamental, ya que de ella depende tener el deber y la obligación de custodia o no tenerlo.

Por eso, te aconsejo que si consideras dudosa la conducta de tu hijo, contrates los servicios de un detective privado ya que son los únicos legitimados por el Ministerio del Interior para llevar a cabo este tipo de investigación, y los que te pueden dar solución a una problemática.

Espero que te haya servido de algo, aunque está claro que lo de poner un detective privado a tu hijo tiene que ser lo último. Primero hay que partir de la educación y de la confianza, pero cuando ves que está rota, es complicado.