Cómo convertirse en Decorador de Interiores

Cómo convertirse en Decorador de Interiores

La decoración es un don, un don para organizar muebles, elegir decorados y colores. Una carrera como decorador de interiores puede ser una decisión acertada, ya que no es necesario una educación extensa o un grado sofisticado, teniendo buen ojo, pasión por el trabajo y ganas podemos conseguir una interesante trayectoria profesional como decoradores.

Lo primero pasa por conocerse bien a uno mismo y evaluar 10 habilidades, fortalezas y debilidades que tenemos y pueden ayudarnos como decoradores. Un buen indicativo de que lo tuyo es el mundo de la decoración puedes verlo fácilmente si las personas suelen elogiar tus habilidades como decorador y acuden a tu para pedir consejo; esa es, sin lugar a dudas, una buena señal de que posees un talento natural para ser decorador de interiores.

Ahora bien, es importante también señalar que no es lo mismo trabajar en un proyecto personal que si lo haces para otro. Al dedicarte de forma profesional, tendrás que exponerte a otros gustos y estilos muy diferentes a los tuyos.

Demostrar un amplio conocimiento, la capacidad a la hora de planificar el espacio, los tejidos y materiales, además de poder trabajar con esa gran variedad de estilos y darle un toque personal.

Capacitación para ser Decorador de Interiores

No es necesario un grado para trabajar como decorador, pero algunas clases o certificados pueden darte más credibilidad. Muchos centros de FP ofrecen grados y las universidades con frecuencia tienen programas de certificación o cursos cortos de diseño de interiores.

También, si el problema está en que también queremos trabajar, tenemos alternativas de programas y cursos virtuales de acondicionamiento de inmuebles u organización que también nos pueden ser muy útiles.

Además, en poco tiempo puedes empezar a enseñar. Aprendiendo los fundamentos, como los tipos de materiales, historia de la decoración y los estilos de decoración populares.

Si puedes hacer prácticas de decoración ayudando a amigos y familiares en sus proyectos de decoración, mucho mejor. En mi caso, esta fue mi manera de empezar a hacerme un buen portfolio.

Mi mejor cliente en mis principios, de hecho, llegó de un amigo de un primo que se había quedado encantado con cómo le había decorado su vivienda. Además, me dio total libertad para elegir los muebles donde quisiera. Suelo elegirlos en Circulo Muebles, ya que tienen la mayoría de los modelos que necesito, sobre todo para decorar el salón y las habitaciones.

Otra cosa que me ayudó cuando estaba empezando, además de tener un buen Portfolio fue el subirlo a Internet. Grupos como Flickr, HGTV y otras páginas de diseño, así como blogs de decoración, ofrecen oportunidades para mostrar tu trabajo, así como para establecer redes de contacto con otras personas que compartan tus mismos intereses y puedan darte más información.

Está claro, que en el mundo de la decoración, como en muchas otras profesiones, en los principios debemos pasar por trabajos no remunerados para ampliar nuestro Portfolio y utilizar todos los recursos a nuestro alcance sobre todo en la era de las Redes Sociales, para compartir así nuestro trabajo con otras personas interesadas en la decoración de interiores.