Bailaor/a profesional

Bailaor/a profesional

En España sólo hay dos formas de triunfar en el mundo del baile, o al menos de vivir de él, una es entrando en el ballet nacional lo cual es, como imaginaréis, demasiado complicado, y la otra es bailando flamenco. En España el baile moderno no triunfa, ni los bailes de salón, ni el hip-hop… aquí sólo se baila flamenco, lo cual es genial pero limita mucho el asunto.

No estoy diciendo con esto que no nos gusten otro tipo de bailes sino que vivir profesionalmente de bailar, sin montar una academia, es muy complicado y que, dentro de esa complicación, lo más sencillo (que no fácil) es el flamenco. Ahora bien ¿significa eso que es imposible vivir del baile? No, por supuesto que no.

Mi sobrina, de 16 años, lleva bailando desde los 4 y cuando tenía catorce entró en una compañía de baile moderno en la que continúa hoy en día. No ganan mucho, pero está empezando. Normalmente actúan en eventos organizados por el ayuntamiento y en fiestas de pueblos cercanos. A veces se juntan a una compañía de batucada y montan espectáculos juntos y la verdad es que es una pasada ver como se mueven y cómo tocan pero, obviamente, ni son Mayumaná ni van a serlo así que no creo que logre vivir bien sólo con esta compañía. La parte positiva es que uno de los directores de esta compañía, que hace esto más como hobby que como otra cosa, es también director de una compañía de flamenco que, además de realizar sus propias actuaciones, acompañan en muchos espectáculos a grandes del escenario como Mercedes de Córdoba, Belén López e incluso en la compañía de Antonio Canales y se ha fijado en mi sobrina por su temperamento, así que la ha mandado a comprar un traje en El Duende de Sevilla para que les acompañe en su próxima actuación en Toledo donde bailará en una escena.

La realidad es que si la forma y consigue entrar a nivel profesional en esa compañía se le abrirán muchas puertas y es muy posible que consiga su sueño bailando, eso sí, dentro del mundo flamenco.

Tomar el baile como profesión es complejo y difícil pero no imposible, y a quien le gusta bailar de verdad se moverá al son de la música que suene, sea cuál sea y el estilo que tenga y con esto no quiero decir que todos los jóvenes que se estén formando para ser bailarines deban optar por el flamenco, sólo digo que no es una mala opción.

shutterstock_58352782reducida